Dulce de zanahoria para el corazón

Si hay algo que todos disfrutamos es un delicioso postre, ese dulce que enamora las papilas gustativas y el calienta el corazón.

No hay nada mejor que disfrutar de un delicioso pan de guineo o un dulce de zanahoria. Cuando el aroma inunda la cocina, trae recuerdos de los pasteles de la abuela. Siempre disfrutamos más de la comida que nos transporta, que nos recuerda un sentimiento o mejor aún, a alguien especial.

No sé si yo algún día llegue a ser esa abuela, pero de seguro soy la tía consentidora.

Hoy trato de evocar esos sentimientos y transmitir lo que siento con un dulce, que a pesar de ser sencillo está lleno de sabor.

Por el momento los dejo con un dulce de zanahoria, porque quien no ama esa delicia cargada de betacaroteno, que es el pigmento que le da el color naranja y a partir de el obtenemos la vitamina A, lo mejor es un excelente antioxidante. ¡Por eso no me siento tan culpable al devorar este dulce!

Algo muy importante en pastelería es seguir las instrucciones al pie de la letra, aunque no lo crean la pastelería es pura química y los ingredientes deben ir en las cantidades exactas o nuestro dulce no tendrá la textura deseada. ¿Quién diría que química y amor darían algo tan perfecto?

Mide todo correctamente y tendrás un dulce divino.

Yo tengo un juicer y hago mi pastel con la fibra de zanahoria de mis jugos, por lo que mis dulces quedan un poco más secos, para mi es la consistencia perfecta.

¡Este Juicer es lo mejor del mundo! Hago jugos, leche de almendras y con la fibra dulces

¿Cuál es el secreto de mi dulce? ¿Qué lo hace diferente a los demás? Creo que son 3 cosas:

  • La fibra es un poco seca, por lo que mantiene el sabor pero da una textura menos pesada
  • En vez de aceite vegetal, uso aceite de coco. Recomiendo el orgánico que consigues en el supermercado o en tu tienda saludable favorita, es más fragante que el del mercado de abastos y lleno de beneficios.
  • Le agrego fibra o rayadura de naranja, solo un poco, ya que el sabor predominante debe ser la zanahoria.
Después de sacar el jugo, queda la fibra lista para ir directo a mis dulces.
Después de sacar el jugo, queda la fibra lista para ir directo a mis dulces.

Estos 3 datos son el secreto de mi dulce, que ahora será tuyo también, ¡Úsalo sabiamente!

Necesitas:

  • 2/3 de taza de harina multiusos
  • ½ cucharadita de canela
  • ¼ de cucharadita de polvo de hornear
  • 1/8 de cucharadita de baking soda
  • 1/8 de cucharadita de sal
  • 1/8 de cucharadita de nuez moscada
  • Una pizca de clavo de olor molido
  • 1/3 de taza de azúcar granulada(yo uso morena)
  • ¼ de taza de aceite vegetal o de coco
  • 1 huevo grande a temperatura ambiente
  • Una zanahoria pequeña rallada

Manos a la obra:

  • Pre-calienta el horno a 350°C, coloca la parrilla en el medio del horno, ahí la temperatura es más estable. Engrasa y rocia harina en un recipiente de 7x5pulgadas (o has como yo y simplemente hornea en lo que tengas)
  • Mezcla en un envase: harina, canela, polvo de hornear, baking soda, sal, nuez moscada y el clavo de olor, es decir todos los ingredientes secos excepto el azúcar.

    Mezcla todos los ingredientes secos menos el azúcar.
    Mezcla todos los ingredientes secos menos el azúcar.
  • En otro envase mezcla: el azúcar, aceite y huevo, puedes hacerlo con un batidor manual o una batidora eléctrica, lo he hecho de ambas maneras y la única diferencia es cuán rápido tendrás la mezcla lista.

    No te asustes, leíste bien la receta, solo que yo la doble para hacer un dulce más grande ;)
    No te asustes, leíste bien la receta, solo que yo la doble para hacer un dulce más grande 😉
  • Ahora mientras bates, incorpora poco a poco la mezcla de ingredientes secos hasta que todo esté bien combinado y sin grumos. Ahora agrega la zanahoria.

    ¡Esta mezcla es tan deliciosa aunque este cruda!
    ¡Esta mezcla es tan deliciosa aunque este cruda!
  • Con la ayuda de una espátula vierte la mezcla en el recipiente para hornear que preparaste en el punto 1, trata que se distribuya homogéneamente y que tenga la misma altura en todo el recipiente. Levántalo unos centímetros de la mesa y déjalo caer, así se liberaran las burbujas de aire que pueda tener.
  • Mételo al horno, trata de que quede en el centro y lo horneas por 30-40 minutos. Recuerda que cada horno es diferente, el tuyo puede ser más rápido que mi hornito Betty Croker (Tengo un mini horno eléctrico J) Para saber si ya está listo inserta un palillo de dientes en el centro, si sale limpio ¡Ya está listo! ¡Déjalo enfriar antes de meterle diente y disfrútalo!

    A disfrutar de esta belleza, aquí lo decore con un poco de fibra de zanahoria y semillas de calabaza.
    A disfrutar de esta belleza, aquí lo decore con un poco de fibra de zanahoria y semillas de calabaza.

Este dulce va perfecto con un frosting de queso crema o helado de vainilla, en mi caso vi que tenía en la despensa y le puse un par de semillas de calabaza, para jugar con el color. ¡No temas ponerte creativo!

Si deseas probar este postre pero con un giro más gourmet ve al Restaurante Humo y pide el Mil hojas de Zanahoria y crema de naranja.

Gracias a la Chef Maria de los Angeles que me ayudo a llevar este postre a otro nivel.
Gracias a la Chef Maria de los Angeles que me ayudo a llevar este postre a otro nivel.

Si quieres hacer un dulce más grande solo dobla la receta como yo.

¡Espero que prepares este dulce ya que es super sencillo y delicioso!

Puedes contarme como te va o hacerme preguntas a través de mis redes sociales:

Twitter: @_AlexandraPaola    Instagram: @AlexandraPaola

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*