¿Quieres recetas fáciles en tu inbox?

¡Suscríbete al newsletter!
Notas Solteras

Conoce a Alonso García, Ganador de Top Chef Panamá 2018

junio 26, 2018

Conocí a Alonso en la cocina de Humo en el 2015, estábamos bajo la tutela de la gran María de los Ángeles Echevarría. Al parecer el aprendiz supero a la maestra.

Alonso me recibió en Tío Navaja, restaurante que ahora lidera, para conversar un poco sobre su paso por Top Chef 2018.

3 palabras que definan la cocina de Alonso García.

Sabrosa, Atrevida y Diferente.

¿De dónde viene Alonso? ¿Es yeyesito como dicen los haters?

Depende de que es yeyesito para ti. Vivo una casa alquilada, tengo un cuarto propio, no tengo carro, estudie en escuelas públicas y privadas porque mis papas trabajan y se sacrificaron para ello. Antes de Top Chef no tenía ni mil dólares en mi cuenta. Soy bien educado, mi familia se encargó de eso. Yo me pague la universidad, de hecho, aún la estoy pagando. Pedí mi préstamo en el Ifarhu como todos los mortales. Todo lo que tengo me lo he ganado yo y no tengo mucho, cuando crecí nunca tuve más que 3 pares de zapatillas y ahora tengo 5, me genera batallas conmigo mismo. A veces quiero regalarlas, yo solo necesito un par y mis hermanos me dicen que trabajo y me lo merezco.  Mi felicidad esta en mi familia, en mi pasión. Soy blanco, guapo, mido 1.90mts gracias a mi mamá; pero eso no tiene nada que ver con cuánta plata tienes ni con quien te mueves. 

¿Qué hubo más, haters o fans? Qué es más divertido?

Mita y mita, al menos para mí; disfruto más del odio.

¿En serio?

A mí me gusta transformar las cosas entonces, en mi naturaleza me sale transformar el odio en amor y mostrar que a lo mejor no es lo que parezco en la TV, detrás de eso hay una persona normal que está cumpliendo su sueño.

Trata de describir el sentimiento cuando sacas el cuchillo y sabes que eres tu…

Responsabilidad, es una gran responsabilidad. Más allá del dinero y superar a 16 Chefs, ahora la gente me va a ver con un nivel de calidad muy alto y tengo que cumplirlo.

Momento emotivo, foto cortesía de Corporación Medcom

De los Jueces, ¿Cuál es tu favorito y por qué?

Jooo… Mis menos favoritos son los invitados y mi favorito(carcajada) Jorge Jurado, porque no sabes que hace, no sabes que dice. El nomás te llega con la cizaña, te tira puyitas y ya tu sabes donde la dañaste, donde puedes corregir. No te dice en tu cara que paso, después te lo dice como un chiste o un “Coño, mejora eso” pero no en el momento, si no que te lo tira tiempo después.

¿Algún plato o algo de lo que te arrepientas que creas que puedas haber hecho de otra forma?

En la final… El plato del pulpo, yo siento que lo pude haber hecho mucho más rico, pero siempre hay un plato que se te va. En la final son puros platos inventados, tiempo limitado, todos tienen que ser ganadores… siempre hay uno que va a quedar un poquito rezagado. Pero si tengo que cambiar uno sería ese.

Ahora viceversa, ¿Cuál sería el plato del que estas más orgulloso?

Creo que hubo varios flashes de buenos platos de Alonso. El Arroz con Leche, hecho con Leche de Coco que ahora está en el menú en Tío Navaja, me reencontré con el Pescao Antillano que está en mi librito, que hace rato que no lo veía y ya está en el menú de nuevo. Fue un bonito reencuentro, hace rato que no lo hacía.

Y yo no sé porque me tocaron tantos postres, rescate ese lado de Alonso que no me gusta. Ahora estoy más cómodo con los postres.

Una cosa de Alonso que no vieron en el programa

Chu*** que digo palabras sucias(carcajada). Creo que se vio la esencia, el payaso, el serio, el apasionado, el relajoso. Creo que pude ser más competitivo, siento que la tome a relajo la mitad de la temporada y me estaba divirtiendo muchísimo. Si hubiera sido un poco más competitivo se hubiera notado más que yo estaba ahí.

¿Cuál fue tu reto favorito?

La final fue súper dinámica, me encanto la final. Pero me encanto el reto del McDonald’s. Te daban todos los productos y te vuelves loco. No me importo no ganar, hice lo que me dio la gana. Que te pongan infinidad de hamburguesas te sientes como un chiquillo en playland park.

¿Algo que haya salido en el programa y que ahora te de pena?

Todo, todo lo que digo de mis compañeros.

Pero no lo digo de manera negativa, yo creo que los que me conocen saben que yo tiro mi cizañita. Medio chistoso, pero al final yo los quiero mucho. Cuando lo ves en la televisión, no es tan transparente. Se quedan con lo que se dice en la televisión y se toma mal obviamente. A veces si me da pena esa vaina, hablo con mi mamá y le digo que “este dijo esto”, porque se ve crudo, en realidad yo quise decir esto. Y es lo de todos los días, el sarcasmo que me mata.

¿Cuál de los participantes era el más fácil de tratar y con el que te hubiera gustado trabajar más en retos?

Facilito, facilito; Hiram. No sé qué encontramos ahí, hubo como un bromance, es un pelao bien interactivo, súper buena gente y más allá de él, Alexander.

Alexander y yo nunca pudimos estar en un grupal, pero su sazón es bien parecida a la mía. Me veo reflejado en él, la tranquilidad, es sereno, enfocarse y cocinar rico.

Viceversa, ¿Cuál fue el que te costó más?

Más fácil todavía, David. David es muy compañero, no es mala persona, él es muy fiel a él y yo soy bien fiel a mí.

Tuvimos la oportunidad de trabajar una vez y nos fue mal. Después nos reímos de ello. Eso me puso a pensar, si yo quiero brillar yo no puedo estar con David, lo quiero mucho, pero no. Hay personas con las que es más fácil y otras con las que no, no quiere decir que yo lo odie o él a mí. Somos muy parecidos para trabajar juntos.

Gano la nueva escuela, ¿Qué le recomiendas a los chicos que están surgiendo ahora?

No tiene nada de malo ver televisión, ver como cocinan. Yo veía Top Chef, pero es cuando exactamente dejas de hacerlo y empiezas a vivirlo.

Te metes a una cocina y te das cuenta que no es un trabajo fácil, te das cuenta si te gusta o no te gusta, si es para ti o no es para ti. Ese es el consejo que les doy, que se atrevan a quemarse y a meterse en la cocina para darse cuenta si sirven o si no, si es lo suyo. Hay muchas maneras de ser cocinero sin estar en una cocina, lo importante es que hagas lo que te hace feliz.

¿Después de Top Chef qué?

Estoy viendo todavía, no quiero que acabe aquí, yo creo que todavía hay más cosas que dar y que la televisión es un portal que no tenemos todos los chefs, que es nuevo y que hay que aprovecharlo. Tengo un viaje a París, estaría bueno compartir que hacemos allá. De ahí pa’ lante buco trabajo fren, ahora es cuando menos voy a parar. Hay grandes expectativas por cumplir, que más que todo son las mías. Eres el top Chef de Panamá, sácate el dedo y haz algo pritty con eso.

¿Está en tus planes hacer algo con los otros participantes?

Sí, dentro de la competencia gane muchos amigos y quiero cocinar con ellos siempre. Son Gente de la que aprendí buco, ya empecé con Alexander, pero quiero hacer algo con todos. Con Pascual ya lo tengo habla’o, con Eddy, con Israel… quiero hacerlo para que la gente pruebe lo que realmente nosotros hacemos. Es horrible ver a un man cocinando en la tele y que tú te imagines en tu casa que está haciendo, también para diferenciar las pasiones de cada uno. ¿Muchos dicen que Alexander era el mejor, pero has probado su comida? Eso es lo que me gustaría compartir lo que no ven y mi casa es su casa. Tengo una gran admiración por todos, hay que organizarlo na’ma. 

¿Has pensado en hacer algo con los otros Top Chefs de Panamá?

¡Mira que no!  no sé porque no se me había ocurrido, los dos ya me chatearon para felicitarme. La relación que tengo con los dos es bastante intima de cierto modo, yo trabajaba para Hernán, hice practicas con él y fue mi mentor. A Luis lo conocí por Pascual casualmente, fue en un Panamá Gastronómica. ¡Los dos son personas que admiro mucho y el que me midan con ellos es una responsabilidad y si quieren hacer algo con mucho gusto! Yo sé que a Hernán le debo un domingo. El me firmo mi papel de practica un sábado y me quedaba de practica un domingo, siempre me lo dice, creo que ahora sí me lo va a cobrar.  

¿Qué te cambia tener veinticinco mil dólares?

En nada, no contaba con ello, no contaba ganar. 

Lo primero es comprarle una cama a mi mamá, mi mamá tenía 16 años con su cama. Pagar la tarjeta de crédito, arreglar mi cuarto. Todavía no sé si comprar un carro… más allá de eso deseo compartirlo con mi familia. Por ahora no voy a montar un negocio, no estoy listo. A corto plazo quiero viajar, comer e instruirme; por ahora es a disfrutar y listo. 

Obviamente nunca había tenido tanta plata en mi vida, cuando me dieron el cheque en la final no me lo creí. Cuando hicieron el pago llame a Edwin, que es el jefe de cocina en Tío Navaja para que viera en mi celular, mi banca en línea y los dos comenzamos a llorar. A la vez es increíble que no tiene ningún tipo de valor extra, no te cambia. 

Este es el Alonso que conocí en la cocina de Humo, apasionado, con un corazón enorme y una de mis personas favoritas.

Cuando dos hermanos compiten. Foto cortesía de Corporación Medcom

¡Felicidades por un triunfo muy merecido!

-Alex

 

También te puede gustar...

No hay comentarios

Deja un comentario